Wednesday, 14 March 2018

SILENTE ASTRO DE CIENCIA (Poema dedicado a Stephen Hawking)

SILENTE ASTRO DE CIENCIA

           Dedicado a Stephen Hawking



Al gran explorador del universo,
que la inmovilidad fue acorralando de a poco, como quien aplasta con el dedo al lento caracol para no dejarlo avanzar sobre la piedra y la esmeralda.
A quien el fatal quietismo propio de los muertos no amedrentó. Al que no pudo incar la depresión por su impoder de llevar el bocado con su propio brazo hasta los labios entumecidos de materia. Nadie, ni la vileza de la anunciada muerte pudo destruir esa curiosidad del niño que se pregunta de dónde venimos y hacia dónde vamos.
Al aventurado hombre de ciencia, quien no se derrotó por adherirse a un destino burlesco, a una simple silla con altavoz electrizante, mecanismo que ha propagado la era de la máquina, infame copia entrecableada de los vivos. Robot significa esclavo en checo, pero también amigo cuando el amigo no puede atender debidamente a quien admira. Esa voz fragmentada de palabras mecánicas, lúcidos insectos garabateados en la pantalla, habrán de hacer un eco perpetuo de tus pensamientos.
El par de bondadosas ruecas te trasladaban con todo tu genio, con toda tu matemática de astros primitivos, recubriendo tu nariz de polvo estelar por tanto recorrer los mundos.
Se paralizó el doliente músculo pero jamás tu sonrisa ni la luz impresa en tu iris símil del abismo. ¡Sí, la luz danzaba con atavíos impecables en el lindero de ese remolino negro en el centro de tus ojos! A decir del tiempo, lo doblabas como una hoja de papel junto a elaborados simbolismos.
Tu perfecta matemática es poesía, pero la exactitud de mis abandonos es poético. Visitaste otras galaxias aún desconocidas que yo he colonizado con mis versos. Indagaste los misterios, el otro lado de la realidad. Atravesaste a lomo de ecuaciones las frías gargantas ennegrecidas de los gusanos para encontrar que otra realidad se ha tejido en el más allá de lo palpable. Al asomarte en esa ventana oscura, con cortinas nebulosas, otro científico de rostro familiar te miraba con el mismo asombro. El uno al otro se preguntaban por el paralelismo de los sueños.
Naciste libre y libre te retiras con los designios astrológicos bien fundamentados. Naciste trescientos años después de fallecido Galileo, y has muerto el mismo día en que nació aquel alemán que jugaba a las cartas y los dados con el gran diseñador ausente.
Al sagaz hombre sin dios, que jamás necesitó de su consuelo para alabar las maravillas del universo. Que jamás le rindió plegaria alguna para demostrar el milagro de cada diminuta astilla de materia suspendida entre la nada... Al valeroso hombre de ciencia que educó al ahora poeta que le escribe. Al que me acompañó en esas alucinaciones de viajero errante por Ganimedes y Fobos cuando yo era adolescente solitario y bailaba en los discos de Saturno.
A mis quince años leí tu breve historia del tiempo, tus desafiantes postulados de una alquimia más preciosa que la alquimia. Me ungiste de valerosa ciencia y fijaste el sólido dintel sobre mis dos columnas, la una de razón y la otra de hueso quebradizo. En cada vértebra mía, una pregunta de ciencia se escondía para trepar lentamente hasta el capitel de la evidencia. Mi ciencia consistía en una encolerizada poética fugaz que imitaba los cometas.
Ahora todos te celebran, los temerosos feligreses y lo no creyentes a la par. La humildad del científico consiste en admitir nuestra nadería de humanos, nuestra insignificancia frente a las estrellas, pero una insignificancia hermosa según nos enseñaste.
Oh, pequeño inglés, permite que este poeta lleve tus cenizas a la orilla del universo, y con los pies desnudos las esparza en el silencio.

                                                                     -Hans Giébe

Thursday, 22 February 2018

Muralismo: realidad develada en colores por acuciosos artistas





Muralismo: realidad develada en colores por acuciosos artistas

La pintura tiene la preponderancia de expresar el sentimiento, pensamiento, cultura, e historia de un pueblo.

Monday, 15 January 2018

Sobre las edades del amor





Estimado alumno:


Ninguna edad, ningún tiempo, ninguna condición, clase o estatus pueden limitar al amor. Ni siquiera la muerte tiene poder sobre el amor. La oscuridad no pudo detener la entrada en este mundo del primer haz de luz, que era pequeñito, y que pudo romper todas las notas de infinita quietud aquella noche triste sin amantes. Eso es el amor... Un sol compacto, diminuto, en cada pecho inflamado de vital esencia. Cuando se ama, se ama completamente, o no se ama. Con cada corazonada que se escapa del millar de poros de tu cuerpo, con cada exhalación de sueño enamorado que se cuela de tu iris al iris de tu amada, lo inerte resucita sin parar. Cuando es real, se ama con tal potencia que las estrellas palidecen, las flores se inclinan a tu paso y el aire toma un flujo enrarecido. El amor es el más grande de los misterios aleteando bobamente en tu nariz. Puede aparentar complejidad, pero es un acto simple de perfección interna. La creación es hermana del amor. Lo que surge de la nada es un acto en donde la novedad del ser se regocija. Amar es una iluminación interior sin necesidad de despertares ni meditaciones, la sonrisa traviesa del niño al contar los pétalos, el diente de león vagante en un mediodía cualquiera.
A diferencia de muchos, yo creo que se ama una sola vez en la vida. Esto no es de opiniones, es acerca de conocer la verdad del amor. El sol es uno. Las percepciones del sol son muchas, pero no porque algunos piensen que el sol es una divinidad, eso es real. El sol es un astro que aparenta vida. El amor se comprueba a sí mismo en cada pequeño acto de creación y júbilo. Porque en esos infinitos actos de alegría, el amor le dice a la muerte que es más poderoso que ella. Se ama una sola vez. Las demás experiencias son vagas imitaciones de aquel amor único; y al paso del tiempo uno se engaña en buscar la verdad, cuando la verdad ha revelado su crudo dictamen al regalo de las primeras impresiones. Cuerpo y mente no están separados de la experiencia del amor. Si uno separa a la mente, el acto de amar es limitado, como el de los gatos y las aves, pero si uno involucra a la mente, surge la poesía. Uno compone una sonata, pinta un retrato de aquello que se ama, le escribe un poema a la amada.
Si alguien te ha encontrado y tú la has encontrado, y esto es muestra de una improbabilidad latente, y además coincide en que no hay edad para amar y lleguen a amarse con tanta potencia que parezca que han enloquecido tan sólo de probar la vida entre sus labios... No la abandones ni juegues con ella, porque si lo haces, la vida te dará la espalda y es probable que no quiera repetir otro milagro para ti por haberla despreciado. Se ama una sola vez en la vida...
Definitivamente no eres muy joven para pensar en el amor autentico. Al contrario, este mundo ha envejecido y está al borde del vacío, por eso es que incrusta la duda en ti. No hay tiempo, lugar o persona que limite el ariete de luz con el que el amor rompe la endurecida pared de la nada, y, con ese esfuerzo, aparezca un nuevo milagro en este yermo desierto en forma de una flor, así nada más, sin mayor protección ante la muerte que la belleza posada sobre sus pétalos. Eso es el amor.

-Hans Giébe

Friday, 20 October 2017

Poesía versus apatía




Vozabisal
 por Hans Giébe

Poesía versus apatía

      Nuestra Primer Antología Poética  Hidalguense 2017 va adquiriendo volumen con los textos enviados por los escritores que están colaborando de buen gusto y con el ánimo de ver sus obras publicadas próximamente bajo el sello de la editorial Vozabisal S. A. de C. V. Algunos otros, si se enteraron de esta convocatoria, no cruzarán el muro de la apatía y seguirán enclaustrados en una idea muy pobre, aislada y errónea del arte, pensando que su obra es tan exquisita como para no compartirla con los de su propia tierra.
       La naturaleza del arte es selectiva. Desde que una persona demuestra talento ingénito y una sensibilidad única para percibir el mundo, ya está separada del resto y es candidata a ser parte de un grupo que desde el origen de la humanidad se le ha denominado como artistas. La palabra arte proviene del latín ars y esta a su vez del griego techne que es la actividad en la que el hombre recrea, con una finalidad estética, un aspecto de la realidad o un sentimiento en formas bellas valiéndose de la materia, la imagen o el sonido. Lo que denominamos obra sobrevive al artista, y si cumple con los cánones estéticos que una sociedad puede aceptar, le dan “inmortalidad” a la obra y renombre al artista. De allí que el artista mal interprete su labor creativa como una labor propagandística y una ambición de superar la muerte y el olvido a través de la obra.
       Confieso que en algún momento yo vivía infantilmente cegado por el veneno del ensimismamiento y la vanidad, y pensaba que nadie merecía mis versos, que ninguna publicación valía la pena, así fuera en París, donde me ofrecieron publicar hace algunos años y no acepté. Es bastante común que los artistas se sientan como besados por las musas y tocados por los dioses, la vanidad humana no tiene límites ni distinciones. Quienes pulen su obra de tal forma que la encierran en galerías, la venden a burgueses, la prostituyen en los medios de comunicación como si fuera la vanguardia más grande, y como si fantasearan opacar al mismísimo surrealismo o al estridentismo, viven en una falacia mental más grande que una película de Hollywood.
             Vanitas vanitatum, omnia vanitas, dice el Eclesiastés del antiguo testamento: “Vanidad de vanidades, todo es vanidad.” Y con esta ley de leyes deberíamos los creadores empezar una obra, con dosis de humildad sin esperar nada de nadie, ni un aplauso, ni una sola ovación, sin ninguna recompensa, pues ese precisamente es el gran defecto de los que ejercemos las artes, pensamos que cada pincelada o letra escrita es una garantía de eternidad. Yo ubico mucho mejor a la eternidad, en el hecho de recibir la inspiración a hervores y a susurros, el hecho de ser tocado por esa chispa única donde una idea la podemos transformar en obra y aspirar que diga algo, que tenga contenido, luz y forma, y nada más.
       Los aplausos son para los cirqueros; los aplausos son para las actrices de tv y políticos; los aplausos son para los atletas y futbolistas, pero no para los artistas de pura estirpe. El auténtico artista confluye en una relación hombre-obra que en sí es labor constante y recompensa constante. El hecho de publicar una obra, sea escrita, sea sobre el lienzo o en un disco, no implica la rendición inmediata del público y sus alabanzas. La antología poética que estamos cincelando tiene el único objetivo de dar apertura a muchos escritores que han sido tocados por la poesía y han levantado la pluma para expresar en versos lo que necesitan expresar primero para sí mismos, y segundo, para los otros.
       El premio Nobel de literatura tiene varios efectos, y muchas veces negativos más que positivos. Al seleccionar a sólo una persona por año se desacredita inmediatamente vía competición, vía intereses propagandísticos, a una selección de autores que la Academia hace casi deliberadamente para publicitar sus obras. El caso de Bob Dylan, el año pasado, fue un asunto de mera publicidad, desvirtuando un premio que es de Literatura y otorgándolo a un artista que por esencia es un músico compositor y no un poeta. El resultado fue desastroso. Bob Dylan no asistió a la ceremonia de premiación. Meses después envió un discurso en parte plagiado de la novela de Herman Melville, Moby Dick. El premio nobel del año 2016 no tuvo culpa alguna en ser nominado para ese “gran honor”, la culpa la tienen los que no escriben y les conviene hacer propaganda con sus premios muchas veces con fines políticos.
         La antología que se está elaborando bajo el sello de Vozabisal, lo único que pretende es dar cabida a todas esas voces muchas veces silenciadas por la exclusión de los beneficios: becas, preseas y reconocimientos que son otorgados a unos pocos, excluyendo a esos muchos más que compiten en concursos con la esperanza y el anhelo de ver publicados sus poemas algún día. El hecho de que exista un jurado y que determine bajo ciertos parámetros, muchas veces subjetivos, que hay un “ganador”, lesiona gravemente el objeto del arte que es el de humanizar la realidad. Seleccionar discrecionalmente y desechar una obra de arte parece un ejercicio ruin y deleznable, pues ¿cómo saber que una obra es mejor que otra, en base a qué criterios, en base a qué parámetros? ¿Cómo saber que Diego Rivera es mejor que Pablo Picasso? ¿Cómo saber que Mozart es mejor que Vivaldi? Seleccionar a un ganador por sobre muchos perdedores es la cosa más lesiva para el mundo del arte.
      El objetivo de esta antología poética es expandir las posibilidades, incluir a los más que se pueda que demuestren un atisbo con rasgos estéticos en la elaboración de su obra en la rama del arte, que esta vez se pide sea la poesía.  Se pretende la unión, no la separación. Se pretende que el arte toque a los más y no a los menos. Se pretende sofocar el mote elitista y selectivo que los comerciantes de arte han fomentado.

        No lesionemos más el arte con burdas egolatrías. A final de cuentas todo es vanidad… todo será devorado por el olvido. Seamos solidarios, gentiles con quienes quieren un breve espacio para ser escuchados. Es tiempo de elevar el arte de lo individual a lo social.

Wednesday, 18 October 2017

CONVOCATORIA Antología poética 2017



CONVOCATORIA
Antología poética 2017

  
El sello editorial hidalguense Vozabisal S. A. de C. V. convoca e invita a los escritores a participar en la primera Antología poética 2017, la cual seleccionará más de 50 poemas para editarlos en un libro tradicional.
       Los escritores interesados podrán enviar sus textos conforme a las siguientes bases:


1.            Esta convocatoria está dirigida a los poetas hidalguenses sin restricción de edad o género.

2.            Podrán participar en esta compilación poética si presentan un texto original inédito ya sea en verso clásico (con métrica), verso libre o poesía en prosa con el tema Hidalgo como referencia. Pueden incluir un texto extra, pero la editorial elegirá sólo uno en caso de ser seleccionado para la antología.

3.            Las obras pueden ser escritas en castellano o en lenguas originarias del Estado de Hidalgo como el náhuatl y el hñähñú.  El tema central es el Estado de Hidalgo, su gente y su cultura.

4.            Los participantes podrán enviar un poema con título y una extensión máxima de 28 versos. Pueden ser escritos en verso clásico, sonetos, silvas u otras categorías poéticas.
*Los textos pueden ser escritos en verso libre o en poesía en prosa, y se admitirán sólo si cumplen con las características del género y no rebasen las 28 líneas.

5.            El texto deberá tener un título propio, nombre o seudónimo del autor con tipo de letra Times New Roman a 12 puntos y doble espacio. El archivo tendrá que ser enviado en formato Word a vozabisal@gmail.com y deberán adjuntar una ficha con los datos generales del participante, como son: Nombre y/o seudónimo, lugar y fecha de nacimiento (con una imagen escaneada del acta de nacimiento de Hidalgo e identificación), ocupación y datos relevantes que no excedan de tres líneas.

6.            Deberá el autor referir los motivos que lo inspiraron a escribir su texto. Los motivos propios del autor pueden ser la libertad, la soledad, el amor, un viaje, los pueblos mágicos de nuestra entidad, la gente hidalguense, su gastronomía o su música, que son algunos motivos suficientes para desarrollar un texto poético.

7.            El periodo de la recepción de obras queda abierto a partir de la publicación de esta convocatoria hasta el día 31 de octubre del 2017. Se aceptarán las obras cuya fecha de envío no exceda la del límite de la convocatoria.

8.            Quedan excluidos textos que hayan sido previamente publicados por otra editorial. Participar implica que los autores aceptan de manera incondicional los términos de las bases.

9.            La selección de los textos para esta antología será conforme al criterio de la EDITORIAL VOZABISAL y se publicarán en un libro a finales de noviembre de 2017 obsequiando a los autores ganadores un par de ejemplares.


Monday, 11 September 2017

El origen de la corrupción

Resultado de imagen para Demóstenes


Virtud y mérito
                   por Hans Giébe

El origen de la corrupción
         

Hay corrupción desde que se altera el lenguaje, y, por ende, las acciones que se esperaban fueran acordes a la esencia original de las palabras que las impulsan. "Corrupción" proviene etimológicamente del latín corruptio que es la acción y efecto de destruir o alterar globalmente por putrefacción; también la acción de dañar, sobornar o pervertir a alguien. Se compone del prefijo con- (junto, globalmente) que cambia a cor- por asimilación, cuando está junto a una raíz que empieza con r-. Corromper es alterar y trastornar la forma de alguna cosa. Significa literalmente "echar a perder". Luego, todo lo que es susceptible de echarse a perder es corruptible y toda acción que de un modo u otro echa a perder es corrupción.
      El lenguaje es lo primero que se pervierte, lo primero que corrompemos. Desde la niñez, el ser humano está dispuesto a corromper el sentido de sus palabras para proteger alguna acción indebida, o simplemente para alejarse del sentimiento de culpa. Este tipo de corrupción del lenguaje, es decir, la alteración de las palabras conforme a su sentido original, la conocemos comúnmente como mentira. La insanidad con la que actúan algunos políticos en sus discursos, la manera de corromper su lenguaje se ha ido puliendo a través de la historia. Los grandes oradores, si empezáramos a computar desde Demóstenes en Atenas, intentan no dirigirse con la verdad, pues para eso están los filósofos, sino dirigirse a la emotividad de la mayoría de sus receptores. Un discurso puede recaer en el trato de un tema insignificante, pueril, sin la menor trascendencia para quien lo escucha, pero la manera en cómo se habrán de administrar las palabras en los oídos del público, ese trato meloso y emotivo es lo que anhela toda persona al escuchar a alguien.
      Puestas las directrices que debe cubrir un discurso, la exposición de la verdad queda en un segundo término. Entonces es cuando entra la corrupción del lenguaje para cubrir los fines. Incluso los lapsos de silencio son utilizados en muchas ocasiones para llevar un trato emocional con “el pueblo” lo más llevadero posible, o cobardemente para evadir la responsabilidad. Pero, ¿qué impulsa a la corrupción del lenguaje? En primer término, la polución de la ignorancia. Es un efecto de autoconservación y evasión de responsabilidades. El propósito de corromper el lenguaje es simple: proteger los intereses individuales por sobre los sociales. Un niño miente, corrompe el lenguaje, en vez de decir “yo rompí el plato”, prefiere decir “fue culpa del gato y él lo rompió”. Así se escapa de una responsabilidad, se alivia la carga, se evaden las consecuencias.
       Las clases vulnerables, los de abajo, los olvidados, los pobres, debido a la precariedad de vida que deben soportar, son algunos de los que se alejan del sentido propio del lenguaje, lo deforman, hacen resaltar su manejo trastornado de las palabras como si fuera una virtud, hacen concursos de albures, si van a ver el futbol al estadio arrojan improperios en ese mar de emociones colectivas. En vez de decir que un mexicano es inteligente, exitoso, destacado, loable, en México decimos que es un “chingón”. Hay corrupción del lenguaje, hay, sin duda, una alteración del significado de las palabras a modo de la tiranía de las emociones, son impositivas, viles, carniceras.
      Lo que hay detrás de toda corrupción es la alteración de los valores y principios. Siendo que tenemos un orden, ya sea natural o artificial (la norma jurídica), nos inclinamos a accionar de la manera más conveniente y convincente para nuestra codicia y nuestro egoísmo. Es válido, sí, pero en una jauría de hienas, mas no en una civilización.
       Algunos políticos van más allá, pues es a través del discurso que introducen la corrupción del lenguaje. El pueblo le cree cada mentira, lo ovaciona y le da cargos públicos legitimándolos vía elecciones. Y después actúa de la forma más deleznable posible. No roban joyas, autos, no violan, no asesinan, pero sí cometen “peculado” (que es lo mismo que robar pero en gran escala), comenten “enriquecimiento ilícito” (que es lo mismo que robar pero desde el escritorio), cometen “concusión” (que es lo mismo que robar pero abusando de la posición del cargo.
      El origen de la corrupción está en el ser humano. La flexibilidad moral lo protege de cometer cuanto ilícito le sea posible corrompiendo el lenguaje, desde las leyes. La distorsión del lenguaje lo hacen a modo para escapar de la responsabilidad, para encubrir el crimen y protegerse con la impunidad.
      Todo presidente en México, magistrados y ministros y demás funcionarios, deben pronunciar estas palabras solemnes según los artículos 87 y 97 de la Constitución de 1917: “Protesto guardar y hacer  guardar la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y las leyes que de ella emanen, y desempeñar leal y patrióticamente el cargo de Presidente de la República que el pueblo me ha conferido, mirando en todo por el bien y prosperidad de la Unión; y si así no lo hiciere que la Nación me lo demande.”     

     No ha habido día en que la nación no les ha demandado a cada funcionario que ha fallado en su cargo y sus funciones por el bien y prosperidad de la Unión, y simplemente ellos no actuarán patrióticamente y no guardarán el sentido justo de la ley aunque lo hayan jurado. Sus palabras no tienen valor… seguirán corrompiendo sus principios y la naturaleza justa de las leyes, lesionarán a su pueblo defendiendo como hienas sus propios intereses. Son comerciantes, actores, negociadores, empresarios, pero no patriotas.  

-H. G.

Sunday, 23 April 2017

Breve historia del libro




Breve historia del libro
   
      Jamás ha existido sobre la tierra objeto más hermoso que un libro. Jamás el hombre debería estar más orgulloso de un invento que el de la escritura. Se le dice bibliófilo a la persona que le profesa amor a estos objetos de tapa dura y celulosa. Personalmente considero que mi vida sería un pozo de lama ennegrecida sin la presencia de los libros. Esos tesoros de tinta y papel dieron forma a la persona que ahora soy. Sin los libros y su compañía mis días hubieran sido mero soplo de un sinsentido permanente, huecos y laberintos de pesadas horas en el vacío. No puedo concebir cómo un ser humano puede estar tranquilamente toda una vida sin la presencia, el deleite y el consejo de un libro.
       La base física de un libro es el papel. Las palabras biblos y liber significan en primera instancia: corteza interior de un árbol, aunque la piedra fue el primer soporte de la escritura. Los primeros ensayos de una página nacieron tres milenios antes de nuestra era con tablillas de arcilla que los sumerios usaron en Mesopotamia. El stilus era un instrumento triangular para imprimir los caracteres en la arcilla antes de ser cocida.
     Hablar de la historia del libro es hablar de los recursos tecnológicos desarrollados para su manufactura e impresión. La pieza más antigua de papiro se encontró en la tumba de Hemaka, de la primera Dinastía de Egipto, alrededor del 3035 a. C. Un precedente del libro fue el rollo de papiro o volumen. Se utilizaba para escribir un cálamo (tallo de una caña cortado oblicuamente) o utilizando plumas de aves. Algunos sobrepasaban los cuarenta metros, como el papiro de la crónica del reinado de Ramsés III. Se desenrollaban horizontalmente; el texto estaba escrito por una sola cara y dispuesto en columnas. El título se indicaba en una etiqueta atada. Los temas siguen siendo los mismos: sobre religión, política, economía (listados de impuestos, donaciones y ofrendas), didácticos, éticos (máximas y textos sapienciales) y literarios (poemas y cuentos). En sí, un libro tiene el propósito de transmitir información y valores culturales.
       Progresivamente el pergamino fue sustituyendo al papiro. Se atribuye su invención a Eumenes III, rey de Pérgamo. Su producción empezó hacia el siglo III a. C. El pergamino se elabora a partir de la piel de animales como el cordero, la vaca, el asno o el antílope. Las ventajas sobre el papiro es que podía conservarse por más tiempo en mejores condiciones. Se podía borrar el texto.
    Recordemos el uso de los códices en el antiguo México que, desafortunadamente, por una ignorancia y un fanatismo exacerbado, los españoles quemaron por miles. Eran muy similares al pergamino, hechos de piel de venado y otros animales, adornados bellamente por un lenguaje casi extinto repleto de color y figuras mitológicas. En la Edad Media el libro tuvo una evolución dentro de los monasterios. Es en los Scriptoria adoptó su forma oblonga, rectangular. Surgieron las bibliotecas, motivadas por este culto al libro,  ya fueran privadas o institucionales, principalmente del clero.
     En China se elaboraban láminas de bambú, y posteriormente se utilizaba seda en la que escribían con pinceles. El papel fue inventado alrededor del siglo II. La gran revolución llegó con la imprenta de Gutenberg hacia 1440, que abrió el camino a la era industrial de la edición. El libro ya no era un objeto único, escrito o reproducido de acuerdo con la demanda. El acceso a la lectura se hizo masivo y menos costoso.
       En 1540,  el impresor italiano Juan Pablos (Giovanni Paoli) establece la primera imprenta de América en la Ciudad de México. Casi quinientos debieron transcurrir sin modificaciones sustanciales hasta la ruptura que se produjo en los años ´90. La generalización de los códigos numéricos multimedia, el lenguaje binario (0 ó 1) de los textos logró sintetizar y transmitir datos que reproducen hasta imágenes, sonidos y animaciones. El hipertexto mejoró de forma notable el acceso a la información. Había llegado la era de la Internet y el Electronic Book (E-book).
     En 2001, por iniciativa de la UNESCO, se nombró a Madrid Capital Mundial del Libro; un dato abrumador es que el 30% de los españoles no lee ni un solo libro durante el año. Es ridículo que un país que pertenece a la Unión Europea tenga tan bajos índices de lectura comparado con los 47 libros que un finlandés lee en promedio al año. Hablamos no de dos países diferentes en un mismo continente, sino de dos planetas con seres tan distintos. ¿Qué percepción de la realidad podría tener alguien que jamás levanta un libro y lo explora para mejorarse como ser humano?
      Con escasos 20 años de celebración, desde 1995 fue promovido por la UNESCO el 23 de abril como el día internacional del libro. ¿Por qué el invento más importante de la historia apenas tiene 20 años de ser celebrado y reconocido? Si tan determinantes para la civilización han sido los libros como lo fue el dominio del fuego y la invención de la rueda.
      Para el "Día Internacional del Libro" que supuestamente coincide con el fallecimiento de Miguel de Cervantes y de William Shakespeare en 1616, las fuentes confirman que Cervantes falleció el 22 y fue enterrado el 23, mientras que Shakespeare murió el 23 de abril del calendario juliano, que corresponde al 3 de mayo del calendario gregoriano. En todo caso, es un día ceremonioso para festejar la importancia de un útil y hermoso objeto como lo es el libro.